¿De qué se trata Boxeo Sin Cadenas?

Boxeo Sin Cadenas es un programa desarrollado y en funcionamiento desde 2012. Orientado hacia la práctica deportiva de boxeo focalizándose en proveer herramientas para la contención y resocialización de adolescentes y jóvenes en situación penitenciaria.

La Unidad Penal Nro. 38 (Sierra Chica), la Unidad Penal Nro. 15 (Río Gallegos), la Unidad Penal Nro. 40 (Lomas de Zamora) y el Complejo Penitenciario Federal de Villa Devoto son ejemplo de la forma de trabajo que se viene realizando desde Boxeo sin Cadenas.

El programa consiste principalmente en brindar un espacio de actividad, recreación y apoyo al conjunto de personas que forman parte de esta población. Pretende también desarrollar entre sus beneficiarios recursos personales que les faciliten el acceso a una vida digna y plena a través del deporte, y la educación. Dos componentes medulares de esta propuesta.

Idea principal

Este proyecto logró reorganizar el espacio de esparcimiento que había en las unidades penitenciarias y adaptarlo a la práctica de boxeo. Utilizando para ello los recursos humanos que ya existían en el Penal, sumando personal idóneo (Directores Técnicos y docentes) que actualmente forma parte del plantel de Boxeo sin Cadenas y agregando elementos para la práctica del deporte (insumos). Todo ello, insumo y profesores, se sostienen con la ayuda y donación de distintas entidades deportivas.

Orientado a lograr una mejor calidad de vida y a insertar a los reclusos en un ambiente deportivo favorable, Boxeo sin Cadenas viene logrando grandes avances tanto en la vida intrapenitenciaria como, y principalmente, en lo logrado con los internos que han recuperado su libertad.

Lograr la interacción entre la población carcelaria a partir de una práctica constructiva y no a partir de un conflicto es uno de los puntos sobresalientes que ha logrado este programa. ​Por eso se propuso siempre en primer término atraerlos a compartir tiempo en un lugar adaptado como cualquier club de boxeo.

Los adolescentes y jóvenes en los que se enfoca este proyecto, considerados como sujetos responsables y activos de su propio restablecimiento, cuentan con un espacio de contención y reconstrucción, enfocado hacia una problemática específica y concreta: la inclusión en un ámbito deportivo y social valorado positivamente, que sirve de excusa también para la reinserción al sistema educativo.

Se tiene como objetivos consolidar un ámbito de contención por medio de la práctica deportiva, promover hábitos saludables, lograr la aceptación de normas de conducta como el respeto, la tolerancia, la cooperación y todas aquellas que fortalezcan la convivencia. Todo ello acompañado por un objetivo primordial como es la reinserción o la consolidación educativa.

Este programa debe considerarse como un  instrumento de cambio, que nos permite pasar de una situación pasada o presente sin deseos ni motivaciones a una situación futura más positiva y  productiva. No debe concebirse como una intervención aislada, sino por el contrario, insertarse como componente de una política más compleja y de mayor alcance.

¿Por qué Boxeo?

El boxeo es una excelente herramienta para la formación y la incorporación de valores. Es un deporte pedagógico, en la medida que puede aportar a la formación educativa del sujeto y propicia la integración social. El boxeo suele titularse como un deporte violento sencillamente porque se trata de un deporte de contacto, pero el entrenamiento total de boxeo significa muchísimo más que lo que se puede ver dentro de un ring. Y tampoco hay que dejar de lado que cuando se habla de boxeo, se habla de técnica controlada y reglamentada donde el espíritu deportivo y la sana competencia prima sobre la violencia en si misma.

Se trata, como en cualquier otro deporte, de la adquisición de una destreza física y deportiva privilegiando la vida activa y sana. Esta es una práctica de formación física, técnica y psicológica colectiva. Tanto en el camino de inicio deportivo como en el de perfeccionamiento técnico y táctico, este deporte se construye a partir de la acción del grupo.

La comunidad boxística de un club suele tener la misma cohesión grupal que cualquier deporte por equipos. La gloria personal que suele ofrecer el boxeo no se separa de la noción de compañerismo y esfuerzo plural en la formación del conocimiento y destreza necesarios. En esta disciplina, el trabajo en equipo se da en la etapa de formación, que es permanente. Además, el boxeo, aún más que el fútbol, suele seducir e interesar a los sectores más vulnerables de la sociedad. La sola idea de la destreza personal formada a partir del aprendizaje del deporte conforma un  atractivo singular para quienes se sienten excluidos de todo reconocimiento social. En ese punto también radica el valor agregado de esta propuesta.

El gym es, además, una escuela de moralidad en el sentido de Durkheim, es decir, una máquina de fabricar el espíritu de la disciplina, la vinculación al grupo, el respeto tanto por los demás como por uno mismo y la autonomía de la voluntad, aspectos indispensables para el desarrollo de la vocación pugilística… Y la pertenencia al gym es la marca tangible de haber sido aceptado en una cofradía viril que permite despojarse del anonimato de la masa y, en consecuencia, granjearse la admiración y el reconocimiento de la sociedad local.”[1]

La relación con el mundo y los otros contribuyen a la formación de la propia subjetividad, es en vínculo estrecho con los otros significativos (familia, amigos, grupos de pares) cómo se constituye la propia personalidad. El deporte en general, pero el boxeo particularmente implica la incorporación de una serie de técnicas específicas que comportan el establecimiento de nuevas relaciones con el propio cuerpo y con los demás. El boxeo al ser un deporte de contacto requiere la adquisición (mediante el entrenamiento, la disciplina y el cuidado corporal) y luego la administración adecuada de un saber práctico, de un saber cómo el que se logra únicamente en el gimnasio. El boxeo mediante sus reglas ejerce un control muy concreto sobre la regulación de la violencia, no todo está permitido por lo cual se vuelve indispensable un conocimiento de la legalidad que lo rige como práctica. Ahora bien, este saber hacer comporta no sólo un proceso de adquisición sino también un proceso, quizá más costoso, de desaprender ciertas prácticas o supuestos conocimientos previos.  Aquel que se inicia en esta práctica se inscribe en un mundo nuevo, con sus códigos, sus leyes, sus dificultades, y resulta necesario despojarse de todo un bagaje previo en relación con el uso (y abuso) de la violencia como resolución de conflictos, para reinscribirla como un medio para otro fin, regulada y administrada siempre según un saber adquirido mediante el esfuerzo y el sacrificio.

Acción en Conjunto

Este proyecto deportivo al que denominamos Boxeo sin Cadenas está pensado, diseñado y sostenido por el trabajo en conjunto entre las autoridades de la Unidad, los docentes de dicho programa y los propios internos de las distintas dependencias.

Apoyándose institucionalmente en el trabajo en conjunto, este proyecto necesita la renovación constante de los recursos deportivos (guantes, guantines, bolsas, equipos, bucales, etc.) para garantizar su funcionamiento. También necesita sostener un buen nivel de docencia técnica deportiva. Para ello, se trabaja con aportes y contribuciones de organismos o instituciones, así también como donaciones particulares.

La organización general del proyecto y del espacio es similar a la de cualquier club, de hecho se busca crear también ese sentido de pertenencia que los clubes despiertan en sus socios.

Videos

Video (2018) publicado en la pagina del WBC  

Documental (2014) realizado por la TV argentina (DxTV) 

Entrevista (2014) realizada por C5N a integrantes de Boxeo sin Cadenas

© 2016 por Superliga de Boxeo

Para más información:

superligadeboxeo@gmail.com